Bienvenidos

LO ÚLTIMO

domingo, 7 de junio de 2015

Aduana argentina: papeleo para retirar paquetitos

Iba a titular esta nota "Mis dos paquetitos anuales del 2015" pero, luego de mis dos recientes visitas al Centro Postal Internacional (alias: la Aduana de Retiro), cambié de idea.

La razón obedece a que, habiendo pasado ya más de un año luego de la implementación del nuevo sistema, los usuarios siguen teniendo inconvenientes. Nuevas historias se van conociendo y hasta causan risa por lo insólitas.

El objetivo de esta nota es brindar la ayuda necesaria para concurrir a retirar, sin obstáculo alguno, los paquetitos anuales "permitidos".

Cuenta la leyenda que, allá lejos y hace tiempo, debido al supuesto abuso de las importaciones por parte de los humildes usuarios; y también a raíz de la saturación del Correo Argentino en la entrega de los paquetitos en el domicilio respectivo de cada uno de esos humildes usuarios (entre los cuales me cuento); el Gobierno Nacional, por intermedio de la AFIP, impuso restricciones a las importaciones.

Todas las vicisitudes de mis primeras incursiones del año pasado (dos: una por cada "paquetito") están relatadas en 'Turismo de aventura' o 'Mis dos paquetitos anuales'. No obstante, intentaré aclarar bastantes conceptos que han quedado en la nebulosa, a fin de que SE ANIMEN a comprar sin tapujos. Incluso sería una buena opción de turismo de aventura para cualquiera que no resida en la República Argentina y venga de "vacas" por estos lares. Comencemos.

Antes de comprar

Repito aquí las averiguaciones del año anterior, que siguen teniendo vigencia. Esto se agrega a la condición sine qua non propia de la compra: contar con tarjeta de crédito INTERNACIONAL.

♦ Cantidad máxima de paquetes a recibir por año: dos.

♦ Cantidad máxima de dinero a erogar por año: USD 999.

Exención de impuestos: hasta USD 25, aplicable solo al importe del primer paquete.

Derechos de importación (50 %). Aplica sobre el excedente de USD 25 del importe del primer paquete y sobre la totalidad del importe del segundo.

Verificación aduanera. Se puede comprar un objeto por USD 999; pero no 100 de USD 9,99 cada uno, por ejemplo. En el segundo caso se podría conjeturar que hay intención de obtener ganancia. Y no está permitido porque es para uso personal.

Identificador o código internacional de envío. Asegurarse de que la empresa donde uno compra lo otorgue (algunas lo cobran). Es fundamental para el seguimiento.

Clave fiscal con nivel 2 como mínimo. Tramitarla con tiempo. Lo más sensato es ir directamente a la Casa Central de la AFIP (Hipólito Yrigoyen 370, CABA), donde se manejan con turnos que pueden llegar a los veinte días; o bien a la sucursal de la AFIP más cercana al domicilio del interesado, donde dan 'turnos espontáneos' (a medida que se llega). Sólo es necesario llevar DNI y su correspondiente fotocopia. Este NO ES UN REQUISITO PARA COMPRAR, pero el tiempo es tirano y luego puede ser tarde.

Adobe Acrobat Reader instalado (destildar la opción de la "oferta opcional", excepto que se lo considere pertinente).

La empresa AliExpress deja bastante claro cuáles son las trabas existentes, antes de pagar:


Seguimiento del envío

Una vez efectuada la compra, nos resta esperar que el paquetito llegue a destino: nuestra benemérita Argentina.

Para ello, tenemos a disponibilidad la página del Correo Argentino; o bien la aplicación para Android Envíos en Argentina. Esta última no solo ofrece cobertura para Correo Argentino (que es la que nos interesa), sino también para Oca y Andreani. Muy fácil de usar, completamente intuitiva, ofrece el estado del envío en tiempo real (aparece una notificación en la pantalla a raíz de cada movimiento).

Las imágenes que siguen corresponden al movimiento de mis dos paquetitos de este año (aclaración: el código ISO HK representa a Hong Kong; el CN, a China). Cuando aparece la notificación "Detenida en aduana con aviso" (resaltada en verde) hay que estar alerta: en uno o dos días llegará el telegrama.


Antes de ir a la Aduana

Con el telegrama en nuestro poder, realizaremos los trámites detallados en el instructivo de la AFIP, desde la página 2 hasta la página 9 INCLUSIVE.

Para ello, tendremos a mano:

Identificador (nacional) de envío. Es el que termina en "AR". Se lo puede encontrar fácilmente; ya sea en el telegrama o en la aplicación utilizada para seguimiento.

Número de orden de la compra. Es el que otorga el comercio, apenas se concreta la transacción.

Fecha de la compra. Es solo un dato. En realidad, lo único que importa es cuándo llega al país. De dos pedidos con la misma fecha de compra, tributa el que es, en Argentina, clasificado posteriormente; que, por ley de Murphy, siempre es el de mayor valor.

Nombre del comercio. Para el caso particular de AliExpress (que es como un MercadoLibre chino o hongkonés), vale la empresa y no el particular que vende por intermedio de la empresa.

Medio de pago. Menú desplegable.

Descripción del producto.

Cantidad.

Precio total (en USD). Exacto, hasta el último centavo (el separador de decimales es la coma). Tiene que coincidir con lo detallado por el comerciante en el paquete.

El instructivo, HASTA LA PÁGINA NUEVE inclusive, es lo suficientemente claro. No se puede decir lo mismo del resto (del instructivo). Por experiencia propia y ajena, he llegado a la conclusión de que, habiendo llegado hasta allí, lo mejor es CERRAR LA APLICACIÓN... y volver a ingresar...

En las imágenes 1 a 4 se muestra el ingreso al sistema y la selección de los formularios que aparecerán en la imagen 5. Siempre, clic en la opción remarcada en rojo (vale para todas las imágenes).

Imagen 1
Imagen 2
Imagen 3
Imagen 4

En las imágenes 5 a 7 vemos cómo descargar el formulario 4550 cumplimentado. SIEMPRE el formulario de la primera fila es el último que se llenó. Hay que desplegar el menú "Acciones" y seleccionar "PDF" (imagen 5); luego, en la ventana emergente, clic en la flechita hacia abajo (imagen 6); se abre otra ventana emergente que permite la descarga (imagen 7).

En las imágenes 8 a 10 vemos cómo descargar el acuse de recibo de declaración jurada. Cuando hacemos clic en "Acuse" del menú desplegable de "Acciones" (imagen 8), el sistema nos lleva a la pantalla que ilustra la imagen 9. Por omisión, el acuse se abre en ventana emergente (si la cerramos por accidente, haciendo clic en el "1" punteado, se vuelve a abrir). Haciendo clic en el "1" con línea llena se abre otra ventana emergente que permite la descarga (imagen 10).

Por último, en las imágenes 11 y 12 vemos cómo descargar el comprobante del VEP, si correspondiese. Partiendo de la imagen 9, hacemos clic en el signo pesos (identificado con "2" en dicha imagen). "Aterrizamos", pues, en la pantalla que ilustra la imagen 11. Haciendo clic en "3", se abre otra ventana emergente que facilita la descarga del comprobante del VEP (imagen 12). Si el VEP no correspondiese, el signo pesos de la imagen 9 brillaría por su ausencia.

Imagen 5
Imagen 6
Imagen 7
Imagen 8
Imagen 9
Imagen 10
Imagen 11
Imagen 12

Resta ahora imprimir esos tres comprobantes descargados. Si no podemos "ubicar" dónde caranchos fueron a parar luego de la descarga (caso muy común, por lo que pude recabar en mis "averiguaciones"), sugiero leer la entrada Chrome y Firefox: ¿dónde está el archivo que bajé?, localizarlos y configurar el navegador utilizado conforme la necesidad de cada uno, en vistas a futuras descargas.

Ya estamos, pues, en condiciones de hacer nuestra visita a la estimadísima sucursal de Correo Argentino con asiento de Aduana. En resumidas cuentas, deberemos llevar:

Documento Nacional de Identidad (DNI). Si el paquete lo retira otra persona, deberá concurrir con su DNI y copia del DNI del titular.

Telegrama de Aviso de llegada. Si es el titular el que retira el paquete, deberá cumplimentar el punto a del reverso del telegrama. Si el paquete lo retira otra persona, esta deberá llenar el punto a y el titular deberá autorizarla en el punto b.

Dinero en efectivo: ARS 40, sí o sí, en concepto de tasa de presentación a la aduana; ARS 8 "por cada día o fracción de día" [sic], en concepto de tasa de almacenaje, si el paquetito es retirado luego del cuarto día hábil de recibido el telegrama.

♦ Impresión del Formulario 4550, previamente cumplimentado en web (no faltó el que lo llevó manuscrito, habiéndolo llenado también en web).

♦ Impresión del Acuse de recibo de declaración jurada.

♦ Impresión del Comprobante del VEP, si correspondiese.

Paciencia, termo, mate, galletitas y todas las ganas del mundo de pasarse unas cuantas horas, hermosas y entretenidas, adentro de la Aduana, socializando con los eventuales compañeros de calvario.

En la Aduana

La estadía consta de tres "postas": recepción, caja y verificación aduanera.

En la recepción se presenta solo el telegrama de Aviso de llegada. Un responsable lo sella y firma, luego de verificar que esté convenientemente llenado el reverso.

Luego toca hacer la cola para el pago de los ARS 40 en concepto de tasa de presentación y, si corresponde, ARS 8 por cada día de excedente en concepto de tasa de almacenaje.

Un aspecto sumamente innovador en esta instancia es la presencia decorativa de varios carteles como el que intenté reproducir (en verde coloqué lo que yo considero un "horror" ortográfico). Por razones obvias no les saqué foto. Personal del Police Service se pasea por todo el salón a la pesca de algún despistado para hacerle "notar" las prohibiciones de los carteles. Nota de color: quedan exceptuados las portátiles, las tabletas y los lectores de libros (al menos a los que los usaban no les decían nada).

Una vez en ventanilla de caja, se entrega el telegrama de Aviso de llegada y el dinero que corresponda y el cajero emite un comprobante de pago, a la vez que se queda con casi todo el telegrama de Aviso de llegada, exceptuando el talón del ángulo inferior derecho; el cual nos lo entrega.

Por último, uno se sienta en el salón a mirar alguna de las pantallas, a la espera de visualizar SU NUMERITO (el que figura en el talón). Cuando el numerito bendito "aparece", es hora de pasar "adentro" a entregar los papeles restantes para control aduanero, recepcionar su "paquetito" y firmar una planilla a la salida. FIN.

Es imposible estimar fehacientemente cuánto tiempo se permanecerá allí dentro. En "mis casos", el 17 de abril permanecí de 13.45 a 15.05 (1 h 20 min); el 23 de abril, de 13.35 a 16.30 (3 h 5 min). ¿La diferencia? La primera vez "encontraron" mi "paquetito" "al toque". Nótese que en la aplicación de seguimiento aparece cada una de las fechas de permanencia en Aduana como "Intento de entrega" (como figuraba antes si el cartero llegaba a nuestra casa con el paquetito y uno no estaba; entonces el cartero dejaba un comprobante para que uno vaya a retirar el paquetito a la sucursal de Correo Argentino más cercana al domicilio). Lapsus del sistema informático, que no fue adaptado a la normativa vigente (no en ese aspecto).

Casos insólitos

Las siguientes anécdotas fueron recopiladas en mi estadía de tres horas...

♦ Un señor se puso a hablar con nosotros mientras esperábamos para pagar. Mencionó que era la primera vez que venía... que era por un regalo para su señora... Hilando fino, terminó diciéndonos que no sabía que había que sacar clave fiscal y demás yerbas. ¿Nadie revisa que esté toda la documentación al ingresar? Al parecer, no. Se da por descontado que todos ya lo saben.

♦ Una muchacha llegó a la cola de pago jadeando. Cuando le pregunté qué le pasaba, me comentó que venía de sacar la clave fiscal y de rellenar los comprobantes vía web. Que pensaba que no iba a llegar. Venía a retirar un vestidito para su sobrina. ¡Suerte de principiante!

♦ Una madre comentó que, debido a la entrega a domicilio (anterior a esta normativa), sus hijos habían comenzado a conocer lo que era un cartero: alguien que traía paquetitos de China o de Hong Kong. Su llegada era un momento mágico; momentos que compartían en familia. Ahora solo formaba parte de un hermoso recuerdo.

♦ Un muchacho numismático ya era la tercera vez que venía por su paquetito. La primera, se vino solo con el telegrama. Le dijeron que tenía que completar la papelería de la AFIP. La segunda, le dijeron que tenía que ponerle un valor al contenido del paquete... ¡El problema es que era un trueque! ¡No le había costado nada! Así que tuvo que buscar algo similar en internet para poder DARLE UN VALOR. A todo esto, como era su segundo paquete, ¡también tuvo que pagar derechos de importación! Moraleja: nada es gratis. No existen los regalos. Todo tiene un precio. Todo está sujeto a gravamen.

♦ Un papá estaba mirando insistentemente la pantalla, esperando que lo volvieran a llamar; ya que, cuando había entrado para retirarlo, ¡el paquete había desaparecido! En ese paquete, que era para su hijo, había un loro hablador de 13 cm de alto. Lo hicieron volver al salón hasta que lo encontraran. ¿Habrá salido volando hacia China?

♦ Un muchacho salió histérico del sector donde se retiran los paquetes. Ante nuestra inquietud, comentó que no le habían entregado sus zapatillas Nike porque había un convenio que prohibía su importación a particulares. Sin embargo, durante el proceso de compra nadie le avisó nada. Obvio que iba a reclamar ante el comerciante. A todo esto, ya había pagado los derechos de importación y la tasa de presentación... que nadie se los va a devolver... Su tiempo, tampoco.

«¿Vos estás acá por un pijama?», sentenció en tono jocoso una joven, al enterarse de lo que yo había comprado.

♦ Muchos se "dejan estar" a sabiendas de que tienen un mes para retirar el paquetito... De lo que no toman noción es que por cada día (a partir del cuarto luego de haber recibido el telegrama) se facturan ARS 8. Una muchacha ni siquiera pasó el sector de recepción, ya que se enteró de que tenía que pagar más del doble de lo que le había costado su compra debido a esos ARS 8 diarios.

♦ Noté que el policía que pasaba al lado de mí tenía una identificación en inglés: Police Service. «¡Ah, bueno! Tenemos policía internacional», le dije. A lo que me contestó: «Sí, ¡pero los sueldos son "bien" nacionales!».

♦ Un muchacho, mientras esperábamos para retirar nuestro pedido, se acercó amablemente para ofrecer sus servicios. Para el que le interese, dejo sus datos.

♦ Al irme del Correo (16.30) ya había desaparecido el puesto de los choripanes (me quedé sin almuerzo); por otro lado, siendo horario de salida, me tuve que integrar al alumnado de la escuela de enfrente, Bandera Argentina, para poder cruzar la avenida: ¡me sentí una nena de primaria!

Trofeos

Papelitos y mis "compras": una carcasa plástica azul para Nokia Lumia 520 (primer paquetito: USD 10) y un pijama de Doraemon (segundo paquetito: USD 20,21). Por ley de Murphy, el más caro llegó después, habiendo sido comprado antes (el vendedor se demoró en el envío)... y ligó el 50 % de recargo en concepto de tasa de importación.


Goodbye! Until 2016. 再見!直到2016年