Bienvenidos

LO ÚLTIMO

sábado, 10 de octubre de 2015

Los flamantes trenes del Roca en acción

En la mañana del lunes 8 de junio soplaron nuevos vientos en el castigado servicio del ferrocarril Roca: las formaciones adquiridas a China recorrieron el trayecto de Temperley a Constitución por primera vez con pasajeros a bordo.

Asientos acolchonados, aire acondicionado, ventanas "cerradas", andar silencioso, limpieza y presencia de personal de seguridad son algunas de las características que esos primeros usuarios esgrimieron como ventajas de ese memorable viaje.

A partir del sábado 29 de agosto, el trayecto inicial se vio ampliado hasta Claypole. No observa paradas en Hipólito Yrigoyen, Gerli y Remedios de Escalada. Y los domingos corren servicios eléctricos "comunes". De este modo, el recorrido quedó: Plaza Constitución, Darío Santillán y Maximiliano Kosteki (ex Avellaneda), Lanús, Banfield, Lomas de Zamora, Temperley, José Mármol, Rafael Calzada y Claypole.

Y fue en la tardecita del martes 29 de septiembre cuando esta bloguera y su retoño lograron "estrenar" esos trencitos.

Habíamos llegado a Constitución y nos disponíamos a abordar las formaciones "tradicionales" cuando el proyecto de adulto salió corriendo hacia el andén 6 al grito de «¡Un tren de los nuevos!». Y no era para menos.


La imagen lo dice todo: pasillo espacioso, libre (nadie en el medio, obstruyendo la toma), el sujeto adolescente enfrascado con su "celu", sin temor al "afano", sentado muy cómodo... Eso se llama "disfrutar de las nuevas tecnologías".

Hay que tener en cuenta que eran las 14.30. Más temprano o más tarde, al igual que en el Sarmiento, otra sería la historia. Cuenta la leyenda que se sigue jugando al rugby, a pesar de la innovación. No alcanza la infraestructura implementada.

En resumen: logramos estrenarlo en el momento más adecuado del día.

Veinte minutos después, arribamos a Temperley: fin del cuento de hadas (a Burzaco no llegaba ―ni llega―).

Un detalle desalentador fue el de la marquesina: señal inequívoca de que en algo estamos fallando como sociedad. En otros servicios de trenes, la marquesina advierte a qué estación se está por llegar o en cuál uno se encuentra. En el Roca (y durante todo el recorrido), advierte que el tren sea cuidado.

Bienvenidos a bordo de la Línea Roca. El tren es tuyo, cuidalo.

En el viaje inaugural, la marquesina sí indicaba el trayecto («Escoba nueva barre bien», dijeron algunos). En ese video, es factible observar que se ha utilizado mayúsculas solo para las iniciales de los nombres de las estaciones; con lo cual se evita el error ortográfico de no acentuar mayúsculas si TODO el nombre está escrito así. Por ejemplo, en el nombre de la terminal: Plaza Constitución (y no: PLAZA CONSTITUCION). Bien ahí.