Bienvenidos

LO ÚLTIMO

miércoles, 20 de abril de 2016

Ratones, botones y clics

Todos sabemos o intuimos qué botón tenemos que apretar, cuántas veces lo tenemos que apretar y si lo tenemos que mantener presionado o soltarlo. Pero, ¿cómo referirnos a esos botones cuando tenemos que explicar algún procedimiento?

Ante frases tales como: «No me funciona el botón con el que se hace clic» o «Haz clic con el botón izquierdo», más de uno entiende lo contrario.

Resulta conveniente poner en claro el concepto «clic». Según el Diccionario de la Lengua Española (DLE) es «Pulsación que se hace en alguno de los botones del ratón de una computadora para dar una instrucción tras haber señalado un enlace o icono en la pantalla». De esta forma tenemos: clic con el botón izquierdo y clic con el botón derecho (aquí nos referimos a un ratón "convencional", con solo dos botoncitos; no a los que vienen con una ristra de otros botones, que se asemejan más a un joystick).

Ahora, ¿qué tipo de acción realizamos al hacer clic con cada uno de esos botoncitos? ¿Y el doble clic?

Para eso recurrimos a otras dos acepciones: botón primario o principal y botón secundario.

Por omisión, el ratón (o mouse, según gusten denominarlo) viene adaptado para que sea utilizado con la mano derecha. Es decir: el ratón se coloca a la derecha del teclado; con el dedo índice de la mano derecha apoyado sobre el botón izquierdo y el mayor, sobre el (botón) derecho. El botón izquierdo es el primario y el derecho, el secundario (configuración para diestros).

Si se utiliza con la mano izquierda, el ratón se coloca a la izquierda del teclado; con el dedo índice de la mano izquierda apoyado sobre el botón derecho y el mayor, sobre el (botón) izquierdo. El botón derecho es el primario y el izquierdo, el secundario (configuración para zurdos).

En las siguientes dos imágenes se aprecia la diferencia de conceptos: Configuración para diestros cambia a Configuración para zurdos al posicionar el cursor o tocar sobre ella; vuelve al estado original al sacar el cursor o tocar por fuera.


De este modo, utilizaremos el concepto "botón izquierdo" o "botón derecho" para referirnos ESPECÍFICAMENTE a un botón que se encuentre, por ejemplo, defectuoso: «No responde el botón izquierdo». En cambio, para explicar cualquier acción a desarrollar, emplearemos "botón primario" o "botón secundario": «Para que aparezca el menú emergente tienes que hacer clic con el botón secundario».

Esto tiene especial importancia cuando enseñamos computación a nuestros alumnos (entendiendo la palabra "alumno" de modo muuuy abarcativo). Debería ser prioridad del docente (o de la persona devenida en docente) preguntarle a cada alumno con cuál mano le resulta más cómodo utilizarlo (si es la primera vez que toca un ratón); o, en todo caso, con cuál mano está habituado a usarlo (si ya sabe los rudimentos). Normalmente se da por sentado que todos utilizan el ratón "para diestros", despreciando de esta manera la otra lateralidad: la benemérita zurda.

Ahora: ¿se han preguntado qué porcentaje de la población ZURDA utiliza el ratón configurado para ZURDOS?

Por curioso que parezca, todos los zurdos que he consultado (más o menos unos veinte, que son los que fui encontrando en diversos ámbitos mientras iba escribiendo esta entrada) ¡manejaban el ratón con la mano derecha! Para aquel que piense que veinte zurdos es poco para sacar conclusiones, no olvidemos que los zurdos representan aproximadamente tan solo un diez por ciento del total de la población. Al manejar el ratón con su mano menos hábil, la zurda les queda libre para escribir… y evitan padecer alguna que otra enfermedad por abuso en la utilización de la mano más hábil; como la tendinitis, por ejemplo. Quizás sería una buena idea imitarlos "en espejo": utilizar el ratón con la mano izquierda para tener libre la derecha. ¡¡¡Vamos a por el ambidextrismo!!!

Todo es cuestión de proponérselo. Cierto adolescente que conozco, cuando le preguntaron por qué, siendo diestro para escribir, manejaba el ratón con la zurda, simplemente respondió: «¡Ah, qué sé yo! Porque ella —señalando a su progenitora— me enseñó a usarlo así desde chiquito».

Por último, también están los que invierten la ubicación del roedor, manteniendo la configuración. Esto es: ratón configurado para diestros, colocado a la izquierda del teclado y manejado con zurda; o ratón configurado para zurdos, colocado a la derecha del teclado y manejado con diestra. En general ocurre cuando alguien va a utilizar "prestada" una computadora cuyo operador habitual tiene lateralidad contraria a la suya. Casi siempre evitan el cambio de botones porque les da fiaca o porque no saben hacerlo: «¿Para qué lo vas a cambiar? No es necesario. Cinco minutitos y me voy». Acto seguido, cambian de posición el ratón. Y es así que el «cinco minutitos» se transforma en el triple o el cuádruple de minutitos. Es un lío, pero doy fe de que ocurre (utilizo el ratón con la zurda).

A raíz de ello, a continuación se facilita una serie de capturas de pantalla para ilustrar el modo de configurar este dispositivo (aspecto poco tenido en cuenta); ya sea desde la barra de tareas del ángulo inferior derecho o desde el buscador del menú Inicio (primeras dos imágenes). En las siguientes se aprecian las diversas posibilidades de modificar, según gustos, tanto los botones del ratón como así también los del panel táctil.