Bienvenidos

LO ÚLTIMO

martes, 10 de mayo de 2016

Competencia digital, versión Segura

Es imposible dejar de mencionar el término competencia digital, si es que aspiramos a una mejora de la calidad educativa. Si las nuevas tecnologías llegaron para quedarse, cada paso que demos está relacionado, sí o sí, con la bendita CD. Pero… ¿qué comprende realmente?

☆ ☆ ☆ Esta entrada constituye un trabajo práctico que aplica para el Ciclo de Formación en Producción de Contenidos y Ambientes Digitales Educativos, seminario Procesos de Aprendizaje en Ambientes Digitales (PAAD), de la Facultad de Ciencias de la Educación (FCEdu) de la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) ☆ ☆ ☆

Jordi Adell Segura es licenciado en Filosofía y Ciencias de la Educación y doctor en Ciencias de la Educación. Entre otras ocupaciones, dirige el Centro de Educación y Nuevas Tecnologías (CENT) de la Universidad Jaume I de Castellón. En el siguiente video mapea las distintas competencias que integran la digital, de una forma tan amena que es imposible no entender. Fue subido a Youtube, canal de ConoCity, el 4 de febrero de 2011 y dura casi diez minutos; sin desperdicio. Y, sin duda alguna, se constituye en uno de esos documentos infaltables en la biblioteca (digital) de todo educador.


Según explica Jordi Adell: «Tratamiento de la Información y Competencia Digital (CD) es una de las ocho básicas de la educación obligatoria; es una competencia que debe informar todo el currículo de primaria y de ESO (Escuela Secundaria Obligatoria). […] La escuela, la educación obligatoria, debe formar para aprender a lo largo de toda la vida».

Componentes de la competencia digital

Fuente: ConoCity

Conforme el precedente mapa conceptual, Jordi define los componentes que integran la competencia digital:

1. Competencia informacional. Conjuntos de conocimientos, habilidades y destrezas necesarios para trabajar con información, para saber enunciar un problema de información, buscar información, acceder, gestionarla, organizarla, analizarla, criticarla, evaluarla y luego crear nueva información y difundirla. En una cierta época éramos espectadores críticos y ahora ya somos directores de cine, porque tenemos las herramientas.

2. Competencia tecnológica (CT). CT o informática comprende el manejo de las herramientas que la tecnología nos ofrece. No implica sólo ordenadores, sino también cámaras de video, libros digitales, GPS, teléfonos móviles, cámaras fotográficas… Toda tecnología que nos rodea… Sería interesante evaluar si necesitamos o no estos componentes.

3. Alfabetizaciones múltiples. Nuestra sociedad no tiene solamente el texto impreso, sino que desde mediados de la década del 50 del siglo pasado, desde el advenimiento de la televisión, vivimos en una sociedad audiovisual, icónica, etc., que debería ser objeto de formación. La mayor parte de la información que reciben las personas a lo largo de su vida es a través de estos lenguajes; y la escuela no forma espectadores críticos en lenguajes diferentes al oral o libresco. El lenguaje del video, el lenguaje del cómic, el lenguaje de la fotografía, el lenguaje sonoro… deberían formar parte del currículo. No solo como espectadores, sino como autores.

4. Competencia cognitiva genérica. Tenemos mucha información pero ¿estamos mejor informados? Tenemos acceso a una enorme cantidad de fuentes pero ¿sabemos discriminar entre ellas? ¿Sabemos de alguna manera ser críticos y selectivos con la información que recibimos? Finalmente, ¿sabemos convertir esa información en conocimiento? Es decir, ¿sabemos relacionarlas con lo que ya sabíamos y generar nuevo conocimiento procedural o proposicional o del tipo que sea con esa nueva información?

5. Ciudadanía digital. Comprende la preparación para vivir en un mundo en el que la realidad y el mundo virtual se confunden, en el que no hay solución de continuidad entre uno y otro, en el que nuestros amigos y nuestros comportamientos se desarrollan tanto en el virtual como en el real. Ciudadanía digital sería la educación para ser ciudadanos críticos, libres, integrados, capaces de vivir en esta sociedad con normas y estándares de conducta elevados, pero también en el mundo digital. En esos sitios que ya no son ni herramientas ni recursos: son lugares. Hay que saber comportarse. Es importante que conozcan y hagan valer sus derechos como ciudadanos digitales.

«Casi ninguna de estas competencias se adquiere recordando respuestas preestablecidas. Estamos preparando a niños y a jóvenes para un mundo que no sabemos cómo será, que cambia muy rápidamente. Debemos desarrollar fundamentos para que ellos encuentren respuestas a las preguntas con las que se encontrarán en el futuro.

»[…] No creo que la escuela sea el único sitio donde desarrollar la competencia digital. […] La familia tiene un papel fundamental en la educación y en el desarrollo de la CD de los hijos».

Competencias digitales en Argentina

A cinco años de este video, esos conceptos siguen vigentes y pasan a formar parte de las políticas públicas. Tal es el caso del Plan Sarmiento del Gobierno porteño. La Mag. Gabriela Azar, en la inauguración del seminario Tecnología e Innovación: Educación para el Futuro, desarrollado en la UCA de Buenos Aires el pasado martes 26 de abril, lo detalló a través de la siguiente filmina:


Este es solo un caso, que abarca a la población escolarizada de nivel primario común de las escuelas públicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. También está el plan Conectar Igualdad, a nivel Nación, para alumnos de nivel medio. Todos tienden a, parafraseando a la Mag. Azar, «“pedagogizar” la tecnología», en pos de la tan ansiada contextualización de los alumnos, como ciudadanos en formación, en un mundo dicotómico que se debate entre lo real y lo virtual (que también es real).

Yendo atrás en el tiempo, se incluyen a continuación dos documentales. Cada uno de ellos trata hechos que marcaron una época, un rumbo. Cada uno de ellos Implicó la toma de decisiones por parte de las autoridades y, principalmente, de las docentes. Ellas Rompieron paradigmas, se abrieron camino guiándose por sus convicciones. Innovadoras educativas de alguna época ya pasada que se apoyaron en las tecnologías existentes para permitir a sus alumnos saber, saber hacer y saber ser.

1420, la aventura de educar (86 min, Buenos Aires, año 2003)


La escuela de la Señorita Olga (47 min, Rosario, año 1991)