Bienvenidos

LO ÚLTIMO

martes, 26 de septiembre de 2017

Chocolates con anécdotas argentinas

Desde los primeros días de junio hasta finales de agosto algunos tuvimos la delicia de poder degustar un rico chocolate a la vez que recorríamos nuestro país con mapas y relatos de los diversos sitios emblemáticos que lo integran.

Fueron cuatro entregas, espaciadas por tres semanas entre una y otra, que nos permitieron sumergirnos en un mundo mágico a través del estudio de artes visuales Hola Bosque y del periodista Mario Markic. Todo en un papel de chocolate.

La mirada del (chocolate) Águila pretende que sobrevolemos el país descubriendo desde lo alto, desde otra perspectiva, sitios icónicos que nos identifican. Ello fue posible gracias a Arcor, empresa de la cual depende Chocolates Águila.

En el anverso de cada envoltorio se graficó una cuarta parte del mapa de Argentina, con iconos representativos; y se lo engalanó en el reverso con la respectiva historia de vida a cargo de Mario; rematada ésta por firma, caricatura y pequeña bío del periodista mencionado.




Empezaron desde el sur hacia el norte (al menos donde esta bloguera los adquirió); con fondo rosa para el chocolate negro y amarillo para el blanco. Cuatrocientos gramos para desasnarnos del país que habitamos.


Tal cual se desprende de la publicación de Hola Bosque en redes sociales, el proyecto completo puede apreciarse en Behance: la plataforma gratuita en línea de Adobe que permite dar a conocer trabajos creativos.

El escaneo completo que he realizado puede verse en el siguiente documento PDF.



Sirve como puntapié inicial para que elaboremos contenidos educativos en la forma de un rompecabezas o similar, tipo collage. Cada docente o facilitador sabrá cómo… Pero es una buena idea.

Sirve también para que todos y cada uno de nosotros, impregnándonos de un aire aventurero, armemos nuestro propio recorido turístico; procedamos de donde procedamos.

Sirve, a modo de llamado de atención, para que (nuevamente todos y cada uno de nosotros) conozcamos nuestra Argentina «oculta». Porque convengamos que es muy difícil recorrer tooodo el territorio y conocerlo palmo a palmo como lo hizo, lo hace y seguramente lo seguirá haciendo ese eterno «mochilero» devenido en «águila»: Mario. Un comunicador sin igual.