Bienvenidos

LO ÚLTIMO

sábado, 14 de septiembre de 2019

Puerta a puerta 2019, paso a paso

Desde abril de 2019, la AFIP (Administración Federal de Ingresos Públicos) y Correo Argentino se han puesto de acuerdo para simplificar el ingreso de paquetitos provenientes del exterior. En un principio, deberíamos decirle «adiós» a las demoras en las entregas; a los dolores de cabeza de los usuarios.

¿Da resultado esta nueva Resolución? ¿Cómo está ahora, a principios de septiembre, luego de cinco meses de su puesta en marcha? Veamos.

Normativa anterior

En enero de 2018 entró en vigencia la Resolución General AFIP N° 4182/2018. Se reemplazó el primer artículo, pero en esencia era igual que antes. Sólo que, por los paquetes de importe inferior a USD 25, ni siquiera se tenía que llenar la DS (declaración simplificada). Ello provocó un aluvión de pedidos al exterior por importes inferiores a USD 25, dado que no quedaba ninguno registrado en AFIP… ¡¡¡No había «primer paquete»!!! Y si a ello añadimos que los comerciantes extranjeros coloca(ba)n un importe menor que el real, se podría decir que casi todo paquetito «no impactaba en el sistema».

(Para más detalle, ver nota: «Puerta a Puerta: novedades 2018»).

Y así fue que, desde junio y hasta mediados de diciembre del 2018, sólo llegaban a domicilio, sin inconvenientes, artículos exceptuados de por vida de tributación aduanera (libros, por ejemplo) o aquellos cuyo importe era mayor que USD 25 (aquellos que requerían, sí o sí, ser declarados en el SIM [Sistema Informático Malvinas] de AFIP).

El sistema, pues, «había colapsado». Al menos, fue lo que Correo Argentino nos decía a nosotros, los usuarios, quienes veíamos nuestros paquetitos meses y meses retenidos en «LLEGADA AL CENTRO DE PROCESAMIENTO».

Ahora había que esperar un telegrama, y hacer todo el tramiterío en la AFIP. Como antes.

Aluvión de paquetes

Y cuenta la leyenda que a principios de noviembre las «cartitas» de Papá Noel (alias: telegramas de Correo Argentino) fueron llegando a todas las casitas que hacía meses que los esperaban. Y también se cuenta que los paquetitos fueron cayendo como regalo de Navidad (previo pago de los VEP [volantes electrónicos de pago]).

Así lucía la recepción de un edificio de Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) luego de liberarse el PAP (Puerta a Puerta) [Fotos: 17 de diciembre de 2018].


En mi domicilio pasó algo similar, días después: también cayeron paquetitos atrasados, luego de haber estado retenidos entre tres y cinco meses en «Llegada al Centro de Procesamiento».


Recordemos que lo que importa no es la fecha en que se lo compra, sino la fecha en que se le da entrada en la Aduana. Y que sólo quedaba liberado del pago de impuestos el primer paquete del año (se abonaba sólo la gestión de Correo Argentino, si no superaba los USD 25). Luego, había que sumarle el 50 % del precio total (incluido envío).

Así las cosas, llegó primero el tercer paquete (la remera azul) y no tributó impuestos; así como el cuarto (la pulsera), que fue clasificado en 2019 y pasó a ser el primero de este año.

Normativa actual

Cuenta la leyenda que el nuevo sistema arrancó en abril de 2019 (Resolución General AFIP N° 4447/2019). Fue así que le dijimos adiós al Sistema Informático Malvinas (SIM) de AFIP, para darle la bienvenida al Portal de Envíos Internacionales (PEI) de Correo Argentino.

La principal ventaja es que se pueden recibir hasta 12 paquetitos anuales con franquicia de USD 50 cada uno (antes: uno solo con franquicia de USD 25). En estas condiciones ingresó el envío cuyo detalle está a continuación; el cual tomo como ejemplo para describir el proceso.

Segundo paquete 2019
Producto: «hoddie» Star Trek
Fecha de compra: 28/03/2019
Salida del país de origen: 25/04/2019
Llegada al país: 06/05/2019
Recepción correo electrónico: 20/05/2019
Pago del VEP (sólo Correo): 20/05/2019
Recepción del paquete: 08/06/2019


Registro en el Portal de Envíos Internacionales (PEI)

Este registro lo deberemos hacer una sola vez.

Para ello, entramos en el PEI y hacemos clic en «Soy nuevo, quiero registrarme»; llenamos nuestros datos (el sistema no toma tildes), generamos una contraseña (ocho caracteres como mínimo y al menos un número y una letra), colocamos la tilde en la captcha «No soy un robot» y aceptamos los términos y condiciones. Recién allí se habilita el botón «Registrarme». Hacemos clic allí y el sistema nos avisa que el registro fue exitoso y que tenemos que revisar nuestro correo para activar la cuenta.


Activación e ingreso

Abrimos el correo que nos ha mandado Correo Argentino (puede haber demoras de hasta 24 horas en la recepción) y hacemos clic en «Activar mi cuenta». El enlace nos lleva al portal de ingreso del PEI, donde ingresamos nuestro correo y la contraseña generada con anterioridad. Allí se habilita el botón «Ingresar». Hacemos clic allí. (En los correos que nos manda Correo Argentino, deberemos abstenernos de despotricar por la ausencia de las comas de vocativo, los signos de exclamación de apertura y las tildes; y por la utilización inadecuada de arrobas. Stop).


Ingreso del Código de Seguimiento Internacional

Una vez que el comerciante haya realizado el envío y nos haya proporcionado el código de seguimiento internacional, ingresamos dicho número en la casilla destinada para ese fin y colocamos la tilde en la captcha «No soy un robot». Luego, hacemos clic en «Buscar». (Si no disponemos del código de seguimiento, esta acción la realizaremos una vez que recibamos el telegrama en papel).


Aviso de Compra propiamente dicho

Consiste simplemente en ingresar los datos del titular de la compra (el sistema no toma tildes) y hacer clic en «Aceptar». Aparece una ventana emergente informándonos que hemos hecho un aviso de compra y que se nos avisará por correo una vez que llegue al país. Clic en «Ok».


Comprobación de estado en PEI y T&T

Esta acción queda reflejada en el PEI: nos aparece «Aviso Compra»; si nos fijamos en el T&T, los movimientos previos al ingreso al país.


Llegada al país

Unos días después de que nuestro paquetito haya pisado nuestro suelo, Correo Argentino nos envía otro correo (en el mismo estilo que el anterior: sin comas de vocativo, sin signos de exclamación de apertura y sin tildes) para avisarnos que nuestro paquetito ha arribado al país y que estamos en condiciones de efectuar la declaración de la encomienda.

Esto queda reflejado en el T&T por la aparición de las leyendas «Trámite AFIP: Tu envío aún no ha sido aprobado» y «Gestión Correo Argentino: Aún no tenemos registrado tu pago»; también aparecen todos los pasos en territorio nacional hasta recalar en el eterno «Llegada al centro de procesamiento». En el PEI figura «Listo Para Declarar». (Ver lo resaltado en verde). Hacemos clic en el botón amarillo «Declarar y pagar».


Si nos hemos olvidado de hacer el aviso de compra, unos diez días después de estar en «Llegada al centro de procesamiento» nos llegará el telegrama en papel. Ahí entramos en el PEI y procedemos directamente a hacer la declaración. Menudo problema se genera si el telegrama no llega y tampoco tenemos código de seguimiento: imposible de rastrear; de ahí la importancia de contar de antemano con dicho código, provisto por el comerciante.

Importante: Aparte del código de seguimiento INTERNACIONAL, Correo Argentino genera un código de seguimiento NACIONAL, terminado en AR. Si ese código empieza con SP (small packet: paquete pequeño), anotémoslo y guardémoslo bajo llave. Lo vamos a necesitar más adelante.

¡¡¡Cuidado!!! Declaración de la encomienda

El formulario en sí es relativamente simple. Se deberán completar los siguientes apartados:
  • Rubro (se selecciona por menú desplegable) es la categoría en la que es clasificado cada objeto; a saber:
    • Accesorios de electrónica, audio y video;
    • Accesorios para vestir (relojes, anteojos, carteras, etc.);
    • Artículos de deporte y recreación;
    • Coleccionables, juegos y juguetes;
    • Cosmética y perfumería;
    • Electrodomésticos y artículos para el hogar;
    • Electrónica, audio y video;
    • Indumentaria;
    • Instrumentos musicales;
    • Medicamentos con receta médica;
    • Obras de arte, Ley 24.633;
    • Repuestos.
  • Valor UNITARIO es lo que nos costó CADA unidad, cada «objeto» que hemos comprado. USD significa DÓLARES. Los importes van en DÓLARES.
  • Cantidad (se selecciona por menú desplegable y va de 1 a 100) es la totalidad de objetos que hemos comprado.
  • Shipping es el costo de envío. USD significa DÓLARES. Los importes van en DÓLARES.
Si hemos comprado dos o más productos distintos, hay que declararlos uno a continuación del otro, haciendo uso del botón «Agregar ítem», hasta completar la totalidad de dichos productos. El costo de envío se coloca una sola vez (todo vino en un mismo paquete). El sistema se hace cargo de las sumas.


Una vez completado el formulario y luego de hacer clic en «Siguiente», aparece una ventana emergente donde debemos confirmar la declaración de contenido. Nótese que hay un aviso con la leyenda: «Recordá que una vez presentada no podrás hacer modificaciones». Clic en «Sí».

Por último, aparecerá el importe que deberemos abonar para que nos llegue el paquetito. Clic en «Pagar».

Para no llevarse sorpresas, sirva como modelo el siguiente ejemplo.

Hemos comprado dos sets de bolas de dragón a USD 12 c/u (cada set consta de siete bolas). En la declaración seleccionamos el rubro («Juguetes…»), agregamos la descripción (set de bolas de dragón), la cantidad (2, no 14) y el valor unitario en DÓLARES (12, no 24 ni su equivalente, ARS 1300 aproximadamente). Completamos con el valor del envío.

Si esa declaración la hacemos en un día de esos donde nos conviene meternos bajo tierra, partiendo de que las 14 bolas de dragón nos salieron ARS 1300 en total, y con esos datos llenamos la declaración, ¡estamos fritos! El sistema considerará que CADA UNA DE LAS 14 BOLAS nos salió USD 1300; lo cual nos dará la friolera de USD 18200 (mejor no hacemos la conversión a ARS).

Conclusión: debemos tener sumo cuidado con las cifras que colocamos. Después es tarde para lamentarse. La declaración no tiene vuelta atrás.

Si, aún tomando todos los recaudos del caso, hemos metido la pata en la declaración, no todo está perdido. En este caso, lo que debemos hacer es NO PAGAR e ir inmediatamente a la Aduana para que nos la anulen (y generar una nueva con los valores que correspondan).

Generación del VEP

En la pantalla siguiente seleccionamos el medio de pago: tarjeta de crédito o VEP. En el caso del VEP, elegimos la entidad de pago y hacemos clic en «Generar volante de pago». El sistema avisa que ya está generado y que tenemos hasta la medianoche para abonarlo (tipo Cenicienta). Clic en «Ok».

En el inicio del PEI, el estado cambia de «Listo Para Declarar» a «Proceso De Pago».


Pago y confirmación

Desde nuestra banca electrónica, abonamos el VEP.

Correo Argentino nos envía otro correo, confirmando que el pago impactó en SU sistema.


Estado Gestión Correo Argentino

Esta acción queda reflejada en el PEI: nos aparece «Control Aduanero»; si nos fijamos en el T&T, «Gestión Correo Argentino: Ya tenemos registrado tu pago».


Importante: si nuestro envío no aparece ahora en T&T, seguramente es porque el código de seguimiento NACIONAL tiene como primeras letras SP. Entonces, de ahora en más utilizaremos: Seguimiento de Envíos Track & Trace - Correspondencia con origen nacional y destino nacional. Allí ingresamos los nueve dígitos en la casilla «N°»; y seleccionamos las siglas SP en el menú desplegable.

Estado Trámite AFIP

El siguiente paso es que la AFIP "apruebe" el envío. Entonces, en el PEI aparece «En Distribución»; en el T&T«Trámite AFIP: Tu envío ha sido aprobado».


Comprobación de estado en T&T y PEI

De ahí en más, revisaremos sólo el T&T, hasta que aparezca la leyenda: «En poder del cartero». ¡¡¡Ya podemos festejar!!!


A las horas de recibir la pieza, en el PEI aparece «Entregado»; en el T&T«Pieza Entregada».

Luego de algún tiempo, y según se vayan acumulando los envíos, el listado de la página de PEI lucirá en forma similar a la imagen siguiente, con todos los envíos ordenados alfabéticamente según su código internacional de envío (no por fecha).


¿Y si el honorable cartero no da señales de vida?

Si, por cualquier causa, la pieza no nos es entregada ese día, en el estado del T&T queda reflejado con una leyenda alegórica: «Intento de Entrega…» (supuestamente, el honorable cartero debería dejar un "aviso"; pero…). Al día siguiente (y durante un mes) estará disponible en el CDD (Centro de Distribución Domiciliaria) que corresponda para que lo retiremos personalmente.

¿Y si tengo algún otro inconveniente?

Está la ayuda en línea de Correo Argentino. En menos de 48 horas resuelven cualquier inquietud: problemas de registro en el PEI, paquetes demorados más de la cuenta en «Llegada al Centro de Procesamiento», paquetes entregados vaya-a-saber-a-quién, paquetes no entregados y sin aviso y cuyo paradero se desconoce (por ejemplo: vamos al CDD y nos dicen que ahí no está), etcétera.

Otra muy buena opción es la página de AliArgentina, la primera comunidad argentina de AliExpress.

Representación gráfica según características del envío

En estos esquemas, a través de unas simples preguntas, podremos determinar cómo procederemos con nuestro paquetito, así como también comparar el antes y el después.


Para más detalle, ver: «¿Cuáles son las diferencias entre los distintos Regímenes?», AFIP, 1 de abril de 2019.

Representación gráfica según itinerario del paquete

Los siguientes gráficos, también con la temática del antes y el después, sirven para, conforme los estados del PEI y del T&T, ubicar temporalmente el paquetito y estimar tiempos para su recepción.


Importante: Los centros de distribución varían conforme a la localización del usuario ;).

Todo es cuestión de pensar si necesariamente debemos traerlo de China (quizás esté disponible en un negocio local y nos ahorramos la espera y el trámite).

No hay comentarios:

Publicar un comentario