Bienvenidos

LO ÚLTIMO

miércoles, 30 de mayo de 2018

Control de consumo eléctrico

La «cuenta de la luz» puede llegar a ser un verdadero dolor de cabeza; más aún si es que no se han tomado las debidas precauciones para evitarlo (ya sea el dolor de cabeza o el importe en pesos que le otorga un «valor extra» a la factura).

Cuando empezó toda esta debacle sobre los elevados precios del consumo eléctrico, me di cuenta de que los argentinos no sabemos interpretar ni una miserable factura (únicamente «interpretamos» las de las panaderías, en todas sus variantes). Todo lo medimos en pesos… cuando, en realidad, deberíamos medirlo en kWh; que es, en resumidas cuentas, lo que abonamos.

Lo que me animo a proponer en esta entrada es prever el impacto en el bolsillo. Anticiparnos, planear, controlar el consumo.

¿Cómo?

A través de un par de datos de la factura y otro par de datos del medidor; los cuales se volcarán en una planilla de cálculo.

¿Mensual o bimestral?

Al menos en el AMBA, la medición del estado del medidor se realiza cada dos meses, aproximadamente. Un empleado de la empresa de electricidad es el encargado de anotar ese numerito mágico. Si el medidor está accesible, el estado será real (el empleado anotará lo que marca el medidor). En caso contrario será estimado (los ajustes pertinentes se harán en la próxima medición… si es que el empleado consigue tener acceso al medidor).

Para los usuarios de Edesur, el pago de la factura se realiza en forma mensual; los de Edenor pueden optar por mensual o bimestral. Para el caso del pago mensual, lo que se hace es dividir el consumo bimestral en dos (de ahí que en la factura del ejemplo figure el dato: «Período liquidado 1er tramo del bim. 1/2018»).

Para clientes residenciales, la oficina virtual de Edenor permite, entre otras cosas, descargar las facturas. La de Edesur, en cambio, solo habilita la adhesión para recibir la factura por correo electrónico (aparte del correo postal, que es común a ambas empresas y cuya correspondencia de servicios muchas veces se pierde en el camino —pero los paquetitos chinos llegan bárbaro—).

¿Qué buscar? ¿Dónde buscar?

FacturaMedidor

Lo primero que tenemos que hacer, con factura y medidor a mano, es verificar que el número de medidor que figura en la factura (arriba a la derecha) sea el mismo que el «número de serie» (o la denominación que reciba) del medidor «físico» (ese numerito de la factura DEBE ESTAR en algún lugar del medidor). Sí: hubo casos donde estaban pagando el consumo exorbitante de ¿algún «extraterrestre»? Otro indicio de que «algo anda mal» puede ser que las mediciones que figuran en la factura ni siquiera se aproximen a lo que indica el medidor («nuestro» medidor).

Luego, si el número del medidor facturado se corresponde con el nuestro, prestaremos atención al lugar indicado con flecha roja en la factura: es allí donde aparecen deudas pendientes. Ojo con eso.

Con la tranquilidad de que es nuestro medidor y de que no debemos nada «anterior», tomaremos algunos DATOS DE LA FACTURA, a saber (entre corchetes está el dato de la factura tomada como ejemplo):
  • fecha del estado actual (del último estado registrado) = fecha en que pasó el empleado a efectuar la medición = día de «corte» de la facturación [viernes 16 de marzo de 2018]; en la factura de Edenor, este dato está, conjuntamente con el que se lista a continuación, arriba y a la derecha de la segunda hoja;
  • estado actual (último estado registrado) = cifra que indicaba el medidor en la fecha en que pasó el empleado a efectuar la medición [40731 kWh];
  • importe total MENSUAL [ARS 514,02]; esto se corresponde con el costo de la mitad del consumo bimestral (356 kWh/2 = 178 kWh);
  • consumo total [356 kWh];
  • días facturados [58].
Estamos ahora en condiciones de preparar la planilla para lo que resta del bimestre que sigue al que terminó el día de corte de la facturación (la generación de esa primera factura, a partir de ese día de corte, ha demorado alrededor de una semana; la segunda factura complementará el pago del bimestre y se generará al mes siguiente por un importe similar).

Características de la planilla



  • Resulta muy práctica para llevarla en el telefonito.
  • Consta de dos pestañas: Datos a completar y Única (por «planilla única»).
  • La columna C de Datos a completar se modifica cada dos meses (cada vez que llega la factura de un primer tramo de bimestre).
  • La columna C de Única, en cambio, durante el transcurso del bimestre (y hasta que llegue la primera factura del bimestre siguiente).
  • Ambas hojas están desprotegidas para poder ser usadas en móviles; puesto que la protección anula la edición en dichos dispositivos.
  • No obstante, en ambas hojas están desbloqueadas las celdas donde deban introducirse datos, con vistas a una posible —y aconsejable, si de PC o portátil hablamos— protección de las hojas, para evitar la desaparición inintencionada de fórmulas.
Cómo utilizar las dos hojas de la planilla

Con la mayor paciencia del mundo y termo y mate de por medio, procederemos de la siguiente manera:

Hoja «Datos a completar», columna C

Cada vez que llega la factura de un primer tramo de bimestre:
  • Analizamos la factura y recopilamos los datos necesarios.
  • Abrimos la planilla.
  • Reemplazamos los datos que figuren en la columna C por los que hayamos obtenido.
  • Guardamos y cerramos.
Para nuestro caso:

Al viernes 16 de marzo de 2018 está registrado un consumo de 356 kWh (en 58 días) por un importe de ARS 514,02 (para la mitad de días). El estado del medidor es de 40731 kWh.

Nos queda:


Los separadores de decimales y de fecha podrán variar conforme esté seteado nuestro sistema operativo. Es como el camaleón: se mimetiza.

Nota: A agosto de 2018 se ha agregado un dato más: porcentaje de aumento estimado. Si dicho aumento fuese del 30 %, en dicha casilla se ingresará «30».

Hoja «Única», columna C

Los datos introducidos en la primera hoja se reflejan en la segunda.


Cada vez que lo estimemos conveniente (y hasta que llegue la primera factura del bimestre siguiente):
  • Tomamos el estado del medidor (y nos fijamos en qué día estamos, por las dudas).
  • Abrimos la planilla. (Si ya la hemos utilizado para otro bimestre, deberemos borrar los datos «viejos» de la columna C —aquellos que se correspondan con un «MAL» de la columna F [consumo real]—).
  • Colocamos el dato del estado del medidor en la columna C según el día y la fecha que se corresponda con las columnas A y B.
  • Guardamos y cerramos.


«Cada vez que lo estimemos conveniente» dependerá de cómo veamos que anda el consumo; si tenemos acceso fácil al medidor; si nos acordamos de tomar el dato; si incorporamos algún artefacto eléctrico nuevo… Una o dos veces por semana se podría considerar que es una frecuencia prudente.

Descripción de las columnas de «datos automatizados»

A los efectos de dejar en claro los conceptos, vale lo siguiente, a modo de glosario:
  • Columna A (día).
  • Columna B (fecha).
  • Columna C (medidor real). En esta columna iremos anotando las cifras a medida que transcurra el bimestre. Esta columna se compara con la E (medidor ideal).
  • Columna D (consumo ideal). Es el consumo acumulado al cual deberíamos tender. Aquí tomamos como dato inicial el número que resulta de dividir el consumo (356 kWh) en la cantidad de días (58). Esto nos da aproximadamente 6 kWh diarios. Esta columna se compara con la F (consumo real).
  • Columna E (medidor ideal). La fórmula consiste en sumarle al estado inicial del medidor el consumo ideal diario acumulado. Esta columna se compara con la C (medidor real).
  • Columna F (consumo real). La fórmula indica la diferencia entre el estado acumulado del medidor y el estado inicial. Las condicionales tienen en cuenta si uno ese día no tomó el estado (dato por omisión: s/d) o si lo tomó en forma incorrecta (una cifra inferior al estado inicial, por ejemplo; en cuyo caso aparecerá: MAL). Esta columna se compara con la D (consumo ideal).
  • Columna G (días transcurridos). Esta columna contiene números correlativos desde el 1 hasta el 67 (los muchachos, a veces, suelen demorarse varios días en pasar).
  • Columna H (promedio de consumo diario real). La fórmula indica la división entre el consumo real (F) y los días transcurridos (G).
  • Columna I (consumo estimado bimestral). La fórmula indica la multiplicación del promedio de consumo diario real (H) por 60 (o por la cantidad de días que corresponda cuando pasa de los 60).
  • Columna J (importe estimado del MES). La fórmula indica la mitad de la multiplicación del consumo estimado bimestral (I) por el precio unitario del kWh (K).
  • Columna K (precio UNITARIO del kWh). La fórmula a introducir es: =514/(356/2). Aquí determinamos cuánto nos cuesta cada kWh. Para ello dividimos el importe mensual [ARS 514] en la mitad de kWh facturados [356 kWh/2 = 178 kWh].
  • Columna L (importe estimado del mes HASTA LA FECHA). Esto es un «bonus track». La fórmula indica la mitad de la multiplicación del consumo real (F) por el precio unitario del kWh (K)… Práctico para saber cuánto ya se lleva gastado.
Consideraciones finales

Unos consumimos más, otros consumimos menos; en algunas zonas los impuestos hacen que el servicio sea más caro que en otras…

Lo que aquí se pretende es abrir el paraguas antes de que llueva y no llevarse un fiasco cuando venga la factura.

Habrá tiempo de hacer ajustes y tomar noción de qué está pasando. (Por favor, no es mi intención generar reyertas familiares si se detecta abuso de consumo).